Propuesta Educativa

Nuestro proyecto educativo

 

El Colegio de La Salle Buenos Aires busca ser una Comunidad Educativa, integrada por todas aquellas personas o grupos que tienen relación con el hecho educativo: alumnos, padres, profesores, personal administrativo y de servicio, antiguos alumnos... (Documento institucional "Horizonte Pedagógico Pastoral") 

En la Escuela Lasaliana construimos y formamos la Comunidad Educativa en torno a un Proyecto Educativo (Documento institucional "Horizonte Distrital de la Formación")

Nuestra escuela se organiza con un servicio a la persona del educando para que conecte, interprete y transforme el mundo que le rodea, con el fin de construir una sociedad que facilite a todos su propia realización.

Nuestra escuela es de inspiración cristiana (HPP 11) que, fiel a la intuición de San Juan Bautista De La Salle, se ofrece como servicio a la maduración de los alumnos mediante la entrega generosa de los educadores, la creación de un ambiente de fraternidad y de amistad, la apertura a todos, especialmente a los más necesitados, la integración en el medio social y cultural inmediato y la respuesta a las necesidades reales de los educandos y la sociedad.

Nuestra propuesta educativa pretende acompañar a los alumnos en su crecimiento integral como personas libres y responsables. Así buscamos que nuestros alumnos adquieran:

  • Un desenvolvimiento pleno de su personalidad.
  • Una actitud crítica ante la realidad que posibilite participación en la construcción de la sociedad.
  • Un conocimiento y un aprecio por las diferentes manifestaciones de la cultura de nuestro tiempo y medio, siempre desde una visión fundada en los valores cristianos.
  • Una jerarquía abierta de valores que les permitan tomar opciones libres y responsables en su vida.

 

 

Nuestro Credo

 

Creemos en la escuela lasallana como una comunidad con un proyecto de inspiración cristiana. Creemos que:

  1. Se entiende a partir de la persona de Jesucristo, Dios Encarnado para la plenificación del mundo. Nuestra escuela es Unidad Viva: Pedagogía, Pastoral, Administración y Convivencia, no son sino miradas. 
  2. La escuela es una comunidad eclesial de comunidades que colabora con muchos varones y mujeres que no trabajan en ella, al servicio de la transformación social por la educación. En Nuestra escuela aprendemos para Transformar.
  3. Se centra en la relación de los docentes y los alumnos con los saberes, en comunidades de aprendizaje y hacia la transformación de las personas y la sociedad, lugar de encuentro con Dios. En Nuestra Escuela nadie aprende solo. 
  4. Son los alumnos, con todo su bagaje cultural e historia individual, los que convocan a los adultos a esta relación. La relación con los alumnos nos constituye como docentes.
  5. Esta relación pedagógica es la alternativa social presentada como signo del Reino ante la sociedad. Nuestra escuela es Signo de Fe, Compañia del Dolor y de la Alegía presentes, Profecía de un Mundo Nuevo.
  6. Estamos llamados por Dios a ser una comunidad democrática, incluyente, transformadora, participativa y dialógica. Nuestra escuela es lugar de iniciación comunitaria.
  7. Es en la relación de los actores pedagógicos con los saberes en el seno de la conflictividad social, donde  encuentran a Dios. Nuestra escuela es lugar de Evangelización.
  8. El nombre, creyente de la relación pedagógica, es ministerio. Nuestra escuela es lugar de santificación para los docentes en el ejercicio de su empleo.
  9. Los educadores son las personas capaces de convertir las instituciones educativas en comunidades vivientes. Los educadores son los sujetos del cambio en la escuela.
  10. Todos estamos llamados a la conversión afectiva, intelectual, moral y religiosa en la escuela. Nuestra escuela está en camino.

 

 

 

 

Nuestros valores

 

Cuando hablamos de valores podemos nombrar muchos, sin embargo como fundamentales queremos destacar: la responsabilidad, la creatividad, la justicia, la convivencia, la interioridad y la trascendencia.

  1. Crecer en responsabilidad

Ayudamos a nuestros alumnos a tomar decisiones que sean coherentes con sus creencias y valores, conscientes de las obligaciones y consecuencias que de ello se derivan.

Creemos importante que nuestros alumnos encuentren oportunidades para ejercer su responsabilidad: fidelidad a la palabra dada, trabajo personal, participación en la vida escolar, desarrollo de hábitos de orden y puntualidad.

  1. Incentivando la creatividad

Contribuimos al crecimiento personal estimulando la capacidad de creación, de iniciativa y de ver las cosas de forma diferente. Condición necesaria para alcanzar la autonomía, el desarrollo de la originalidad y el espíritu crítico.

c) Aprendiendo a convivir

Impulsamos la aceptación mutua, el trabajo en equipo, las relaciones fraternas, el respeto de las opiniones y de toda creencia, idea o costumbres.
En nuestra sociedad multi-cultural y multi-religiosa, damos especial importancia a aspectos tales como el respeto de la diversidad y singularidad de las personas; la participación en el ejercicio democrático; el crecimiento de la amistad; el aprecio de la propia cultura como fuente de enriquecimiento personal y grupal -nunca como causa de exclusión.

 d) Promoviendo la justicia
Educarnos en y para la justicia es una característica de un centro lasallano. Cuidamos de modo especial que los alumnos aprendan juntos a tomar conciencia de las injusticias sociales y a comprometerse en favor de una sociedad más justa y fraterna. Queremos favorecer los hábitos y actitudes de servicio a través de proyectos solidarios, voluntariados, etc. Que al mismo tiempo sean capaces de vivir la justicia entre ellos

e) Cultiva la interioridad
 El Colegio La Salle es un lugar para la experiencia en el que ayudamos a los/as alumnos/as a comprender e interpretar los hechos y a interiorizar las normas que favorezcan el crecimiento interior.Para el desarrollo de la interioridad potenciamos la autoestima; la expresión de las vivencias y sentimientos; la capacidad de empatía, admiración, sosiego y silencio; en el deseo de autenticidad, el agradecimiento, la sinceridad y la reflexión. Con todo ello queremos que la escuela sea para nuestros alumnos una experiencia feliz.

f) Abrirnos a la trascendencia
Optamos por un modelo educativo abierto a la trascendencia, porque creemos en el valor transformador de la fe y en el poder educativo del Evangelio de Jesús, vividos en la comunidad cristiana. Intentaremos que a través de un proceso de discernimiento nuestros alumnos y nosotros podamos acercarnos a Cristo encarnado